La verdad desnuda sobre los resorts nudistas

Andar uno “encuerado” enfrente de extraños se puede sentir raro al principio, pero es una experiencia que todos en algún punto de la existencia deberíamos experimentar, créanme lo que les digo. Después de todo, en carnes llegamos a este redondo mundo y en solo carnes nos vamos a ir.

Hace unas semanas por cuestiones de trabajo y exigencias del destino me toco ir a visitar un resort nudista en Cancún.

Para alguien de mis polendas esto es raro y ahí como me ven, no siempre he sido niña mal portada, y mi curriculum no es tan vasto en esta área como quisiera yo. Mis experiencias se reducen a mis años en la escuela de arte; donde en las clases de dibujo anatómico al desnudo, los pupilos nos teníamos que turnar para la modelada, ya que aunque desprovistos de centavos en el bolsillo para contratar una modelo profesional en ocasiones, no podíamos ofender a las musas y copiar desnudos de los libros, no señor, así que teníamos que entrarle a posar como el creador nos aventó al mundo en pos del aprendizaje.

Mi otra experiencia fue cuando fui a una playa nudista que visitamos por curiosidad en el gabacho en un viaje de carretera, día en el cual hacía tanto frío, que yo lo quería es meterme en mi chamarra otra vez y olvidar la experiencia. Además, creo que esa no cuenta, ya que casi no había nadie en aquel apartado lugar.

Pronto me di cuenta de que, independientemente de mi currículum de desnudas experiencias, estar sin ropa en un lugar tan sexualmente cargado resultó ser mucho más desafiante y, a su vez, reconozco que me sacó de mi zona de confort.

Un poco de las reglas en estos resorts

Los huéspedes tienen la opción de permanecer en el lado “desnudo” o “con ropa opcional” dentro del complejo. El primero requiere desnudez topless en todo momento. En el área “opcional”, los invitados pueden usar tanto (o poco) como deseen. Sin embargo, hay una regla: Pezones y genitales deben cubrirse en las áreas de comedor. No querrás confundir las papayas y las berenjenas.

Las personas que frecuentan estos lugares provienen de todos los ámbitos de la vida. Los solteros y las parejas van porque quieren estar en un entorno de mente abierta y solo para adultos. En algunos casos (en el lado de la ropa opcional), es posible que nunca se quiten la ropa, lo cual está bien. Luego, están aquellos que están en el “estilo de vida” (también conocido como swingers), que pueden vivir sus fantasías por “suaves o salvajes” que estas sean. Aún así, es posible que otros se sientan atraídos simplemente por el entorno desnudo del resort y sigan siendo estrictamente monógamos. Eso también está bien. Independientemente de lo que la gente quiera explorar, los nude resorts proporcionan un entorno sin juicios ni prejuicios para que la gente busque el placer, todo con consentimiento y total respeto por el cuerpo del prójimo, por supuesto.

Descubriendo nuevos horizontes sexuales

Hasta ahora mis esfuerzos sexuales habían estado ligados a eventos sociales específicos y escenarios planificados. Parte del éxito de estos lugares -como me decía un frecuente usuario que conocí – es la idea y la dulce libertad de poder tener una orgía espontánea en tu habitación, recibir sexo oral en una hamaca de piscina o tener sexo literal en un jacuzzi compartido a cualquier hora. Uno se siente como un niño en una tienda de dulces muy (erótica) tentado a probar todos los sabores de la diversión.

También puedes irte del lugar tan virgen como llegaste, ya que si no quieres interactuar y solo deseas disfrutar del ambiente también está bien.

Aún así, después de oír aquello, yo fingí al menos un poco de moderación, ya que estaba “en el trabajo” durante la visita, así que los primeros días mantuve tan bajo el perfil como era posible.

Sin embargo, al paso de los días todo eso cambió, mis factores estresantes desaparecieron, mi yo sexual interior pudo brillar adecuadamente y me enganché, pude hacer amigos platónicos, encontrar personas fascinantes y una gran parte de eso es pasar tiempo desnudo con personas de ideas afines, partícipes o no en algo sexual. No te la puedes creer que estés en el bar de la piscina con tequila en mano hablando del clima, de política, de negocios, de futbol, debatiendo algún tema interesante o cualquier nimiedad estando totalmente desnudo sin que a nadie le importe, todo dentro de un ambiente de total respeto ante las carnes ajenas totalmente expuestas.

Disfrutar y hacer tuya la experiencia, de eso se trata

Si bien te toma algún tiempo encontrarte cómodo con las muestras de afecto sexual, siempre presentes alrededor, finalmente llegas a reconocer y te puede llegar a gustar este tipo de lugares.

Puedes estar desnudo (o no), usar brillantina en los pezones las 24 horas del día, los 7 días de la semana, vestirte con disfraces extravagantes para las noches temáticas y descubrir tu ser sexual intrépido, el que eres sin juzgar ni avergonzar a los demás. Estas escapadas te pueden hacer sentir fuerte y sexy y te dan un impulso de confianza en ti mismo.

Jamás había visto tantos penes y vaginas juntas, hermosos cuerpos bronceados, cuerpos viejos llenos de experiencias, bustos operados, senos naturales, chicos y grandes, tatuajes y cicatrices descubiertas, cuerpos de gym y otros no tanto.

Ahora para mí el concepto de unas vacaciones normales cambió totalmente.

El punto es que la experiencia es mucho más que sexo. Se trata de ser aceptado por quien eres sin juzgar y tener la libertad de explorar tus fantasías. Durante toda mi estadía estuve rodeada de extraños de mente abierta, cálidos y acogedores que me hicieron sentir que pertenezco. Estos espíritus libres provienen de diferentes partes del mundo, de diferentes antecedentes socioeconómicos, creencias religiosas y puntos de vista políticos. Puedes conocer médicos, políticos, madres de familia, bueno, hasta unas dulces abuelitas andaban por ahí. El denominador común es el respeto compartido y un sentido de mente abierta.

Independientemente de la historia, raza, apariencia u orientación sexual de todos, los resort nudistas ofrecen un lugar donde sentirse aceptado por quien eres.

Desnudarse ante extraños es un gran ecualizador. Y esa, es una verdad desnuda.

5 simples habilidades sexuales

¿Alguna vez te has preguntado de qué se trata ser un dios (o diosa) del sexo?

Si ves mucha pornografía, podrías pensar que se trata de tener un gran pene de veinticinco centímetros y poder coger durante horas.

Si lees revistas de señoras, puedes suponer que es solo ser capaz de hacer la mamada perfecta.

Si has tenido la fortuna de tener más información sobre las experiencias sexuales, es fácil suponer que el estrellato sexual está reservado para las personas que son jóvenes, sexis y capaces de doblar sus cuerpos en todo tipo de formas inverosímiles, cuál flexible maestro de yoga. O conociendo secretos sexuales místicos, como un dios o diosa Tantra.

Pero he empezado a pensar diferente gracias a mi trabajo como masajista erótica.

Esto es tan parecido a trabajar en un restaurante o en un banco: conozco gente de todos los niveles y ámbitos de la vida. Jóvenes y viejos, ricos y pobres, calientes y los no tanto. He visto casi todas las personalidades y tipos de cuerpo. He pasado tiempo con hombres, mujeres y parejas. Y he aprendido que las personas que se mecen entre las sábanas no siempre son las que esperamos.

Resulta que las personas que son buenas en el sexo no son las necesariamente jóvenes, atractivas o excepcionalmente flexibles (Suertuda yo que a veces sí los hay, no me quejo). Pero los verdaderos ganadores son las personas con habilidades … Sin conocimientos místicos o títulos en ciencias, solo cosas básicas que han aprendido y practicado.

Así que comparto aquí con ustedes 5 sencillas habilidades sexuales (según yo) para ser un gran amante.

1. Recuerda que todos estamos improvisando

¿Te sientes ansioso(a) ante la idea de desnudarte con alguien? Aquí tienes algunas buenas noticias: probablemente tu cita se sienta igual.

La última cita a la que fui me di cuenta de lo asustada que todavía me siento de conocer gente nueva, incluso después de años de práctica.

Cada vez que empiezo a sentirme fuera de mi alcance, me recuerdo a mí misma que es lo mismo para todos. Todos estamos asustados. Todos somos inseguros. A todos nos preocupa hacer o decir algo incorrecto. Lo más probable es que tu pareja esté tan nerviosa como tú en el dormitorio.

2. Reducir la velocidad


Cuando se trata de sexo, es fácil asumir que el objetivo es simplemente ir directo al coito. Pero cuando nos apresuramos hacia el orgasmo, nos perdemos muchas otras cosas divertidas en el camino. Peor aún, tratar de apresurarnos significa que a menudo nos distraemos de lo que estamos haciendo. Si estás reconsiderando mentalmente la conversación que tuviste durante la cena o si te preocupas por lo que piense tu pareja, es posible que no estés completamente concentrado en la tarea que tienes entre manos.

Por lo tanto, desacelera, respira hondo y mira a tu pareja a los ojos. Solo toma unos segundos … pero te permite salir de tu cabeza y comenzar a concentrarte en tu cuerpo. También crea una sensación de conexión con tu acompañante, por lo que se mantienen en sintonía entre sí.

Inténtalo. Verás lo que quiero decir.

3. Tocar con propósito


La forma en que tocamos los cuerpos de otras personas marca una gran diferencia. Si no se está concentrando, es posible que estés tocando a tu pareja de una manera nada sexy … el contacto físico y nervioso rara vez se siente bien.

Veo esto con mayor frecuencia en las sesiones, cuando conozco a alguien que no ha tenido relaciones sexuales por un tiempo o que no ha tenido mucha experiencia. A veces están tan emocionados que terminan intentando hacer todo a la vez. Es como recibir cosquillas cuando realmente quieres que te abracen, ¡simplemente no se siente bien!

Por otro lado, un amante relajado puede enviar escalofríos por la columna con solo un toque lento y deliberado. Concentrarte en tus manos mientras tocas a alguien, y pensar en cómo quieres que se sienta, genera un contacto seguro y sexy.

4. Aprende a preguntar

Todos somos diferentes. A todos les gustan las cosas diferentes en el dormitorio. Y no somos lectores de mentes: ¿cómo sabremos cómo satisfacer a nuestra pareja, a menos que se lo pidamos? Diciendo: “¿Cómo se siente eso?” De vez en cuando le da a tu amante la oportunidad de guiarte en lo que le gusta … O de hacerte un cumplido, si lo que estás haciendo es perfecto. Es la única forma en que realmente sabemos que lo estamos haciendo bien.

Cuando recomiendo esto, a las personas a veces les preocupa que hablar durante las relaciones sexuales estropee el estado de ánimo. Pero no tiene por qué ser así. Susurrando “¿Cómo se siente eso?” en el oído de alguien, puede ser sexy, íntimo y totalmente apropiado, si lo haces bien.

Por supuesto, a veces tenemos miedo de que, si preguntamos, nos digan que estamos haciendo algo mal. Pero si a ella no le gusta ese movimiento de helicóptero que estás haciendo con tu pene, ¿no sería mejor averiguarlo ahora que después?

5. Deshazte del guión


La forma estándar en que hacemos el sexo es bastante repetitiva. Para la gente hetero, es algo como besar, tocar, desnudarse, sexo oral, coito, orgasmo. Este es el “guión estándar” que vemos en las películas (y en la pornografía). La mayoría de nosotros seguimos el guión cada vez que tenemos sexo, porque es seguro y predecible. Desafortunadamente, lo predecible puede volverse aburrido, y cuando usas los mismos movimientos cada vez, tu cerebro tiende a apagarse. Como comentamos anteriormente, esa no es una situación ganadora.

Para tener un buen sexo, debes ser capaz de hacer lo que te parezca correcto en el momento. Ya sea que se trate de un masaje, una sesión de besos de tres horas o simplemente una conversación sobre cómo les gusta que los toquen a ambos, deshacerse del guión significa que nunca tendrán sexo aburrido.

Hago esto pensando, “¿Qué es lo que REALMENTE tengo ganas de hacer ahora?” Podría ser un beso, un tipo de caricia, una posición que realmente disfruto o algo tan simple como detenerme un momento para recuperar el aliento. Siempre me comunicaré con mi compañero para saber si está de acuerdo. Entonces, ya sea que vayamos frente al espejo o nos untamos con aceite de masaje, estoy seguro de que es algo que ambos queremos.

Ahí lo tienes: ¡cinco habilidades favoritas para la destreza sexual! No es complicado, pero requiere práctica. A menudo, estamos acostumbrados a hacer lo mismo todo el tiempo y, al principio, puede resultar incómodo probar algo nuevo. Pero como en todo, la práctica hace al maestro.

¿Asistirás a un evento Swinger? Hay algunas cosas que debes saber.

A muchas parejas o solteros les ha gustado incursionar en este tipo de estilo de vida de los Eventos Swinger. Las razones pueden ser muchas, tal vez porque quieres agregar “actividad fresca” a tu relación, o tal vez si estás soltero(a) y no quieres apego de ningún tipo esta es una buena práctica, -lejos de los prejuicios que pueda haber- creo que es bueno intentarlo al menos una vez en la vida, por supuesto manteniendo tu integridad emocional y física en todo momento.

Lo que necesitas saber antes de asistir a un evento Swinger.

Cada club tendrá su propio conjunto de reglas, pero casi todos siguen la etiqueta básica que expondré aquí.

Atuendo

Es importante que te preocupes por cómo estás vestido(a). La higiene es imprescindible y la ropa adecuada es importante. Hay situaciones en las que tu zona masculina no se ha afeitado y huele raro. Esto se aplica tanto a mujeres como a hombres. Debes asistir a estos eventos sabiendo que posiblemente tengas intimidad con alguien, así que vete preparado(a). Afeitarse, lavarse el pelo, cepillarse los dientes y llevar ropa acorde. También depende del lugar, hay lugares que piden estar semidesnudos desde que ingresas, así que finalmente la ropa de encima no importa demasiado, sin embargo usa siempre una muy buena y sexy ropa interior.

¿Alguna vez has escuchado que dicen “La mujer decide”?

En este estilo de vida, es costumbre que las mujeres comiencen una conversación entre ellas. Cuando las mujeres se sienten cómodas, la posibilidad de “jugar” tiene más posibilidades de que suceda y suceda con éxito.

Reglas de la casa

La mayoría de los clubes tendrán reglas similares, como no ingresar con teléfonos celulares, no fotos, no tocar a nadie y no auto-invitarse a una “situación de juego”. Si el juego es participar en una sala de juegos y la puerta está abierta, entonces puedes observar, pero no te acerques tanto como para respirarles en la nuca y, lo más importante: sin conversar.

¿Hay comida o bebida?

Casi todos los clubes son de “trae tu propia botella” y proporcionarán mezcladores. Algunos tendrán bocadillos y algunos incluso ofrecerán la cena.

¿Qué deberías traer contigo?

La mayoría de los clubes proporcionan sábanas limpias, toallas, lubricante y condones, sin embargo, siempre lleva una bolsa de juego contigo por si acaso. Además, trae tu dotación de alcohol, y si te gusta una mezcla especial que no sea común, tráela también.

Cuida tu consumo de alcohol

Nadie quiere tener intimidad con un ebrio. Es importante mantener el ritmo y beber mucha agua. No quieres adquirir una mala reputación.
Y cuidado con lo que bebes, es importante checar la veracidad del club y quienes te han invitado la primera vez -y más si eres mujer- porque tu seguridad es importante, si es posible no vayas sola y mantente alerta echando ojo a tu bebida en todo momento.

Comunicación

Tú y tu pareja deben estar en la misma página. Ambos deben estar de acuerdo para que ocurra una situación de “juego”. También deben discutir entre ustedes las reglas que tienen y, después de la sesión de juego, deben discutir lo que se disfrutó y lo que no. Nadie en el club quiere involucrarse en ningún drama, así que recuerden dejar las discusiones en casa.

Intercambiando información personal

Ok, esto es diferente dependiendo del club. Hay lugares donde te piden utilizar un nombre falso y que nunca des tu número de teléfono a una pareja que conociste en el club.

Sin embargo, en algunos clubes exclusivos de alto nivel, en ellos puedes usar tu sentido común y, después de todo, todos ahí querrán proteger su privacidad, así que si te encuentras con alguien a quien deseas volver a ver, intercambia información pero con reservas.

Si te olvidas de hacer esto y luego te comunicas con el dueño del club, lo más probable es que le pasen tu información a la otra pareja. Aunque lo más saludable es nunca dar información personal.

Con suerte, esto te ayudará a comprender mejor qué esperar y qué reglas seguir cuando elijas embarcarte en tu primera fiesta swinger.

Como complemento a este post te dejo por acá un post de la página de Romina, en donde puedes leer más sobre las reuniones swinger.

Enséñale a tu chica cómo darte el mejor sexo oral que hayas tenido

Recibir una “mamada” de la mujer que amas es como un sueño para la mayoría de los hombres.

Tu pareja puede tener las mejores intenciones cuando se trata de sexo oral, pero puede haber algo que simplemente se está perdiendo. Quizás su técnica no sea tan buena. Tal vez sea tímida. Tal vez no use suficiente variedad. Puede ser intimidante para ella aprender nuevas técnicas de dar una ‘mamada’ al principio, pero una vez que aprenda lo que le estimula, se sentirá como una diosa sexual sabiendo que puede hacer que te vengas en su boca.

El sexo oral en un hombre incluye lamer y chupar el pene, las bolas y el ano. Fellatio es el término para la estimulación oral del pene, mientras que Analingus es el término para el sexo oral en el ano.
Si bien las ‘mamadas’ se consideran bastante emocionantes, “comerse el culo” y la estimulación de la próstata es más una actividad de nicho. A algunos hombres les encanta, mientras que otros podrían aceptarlo o de plano dejarlo de lado.

Ten en cuenta que cada hombre es diferente. Entonces, solo porque lo que ella está haciendo no te eleva al cielo NO SIGNIFICA QUE NO ES BUENA o que no esté entusiasmada con darte una mamada.
Podría significar que está acostumbrada a algo diferente. La clave entonces es lograr que ella también disfrute del acto y no solo que se sienta como un deber.

Preparativos iniciales

La clave del disfrute para la mayoría de los hombres es si a ella le gusta o no. Seamos realistas, hay una razón por la que se le llama “blowjob”; “job” porque implica algo de trabajo y puede lastimarse la mandíbula si lo hace más tiempo del suficiente. Incluso si disfruta practicando sexo oral, no está de más aumentar su entusiasmo. ¿Cómo haces eso? Fácil. Cuando ella esté allí saboreando tus partes masculinas, dile lo caliente y lo exitado que estás. Actúa como su propio porrista personal. Cuanto más emocionado estés, más emocionada estará ella de seguir adelante.

Gruñidos, pero de puro placer

Este no es el momento para que ella se quede callada. Esos sonidos de gorgoteo, viscosos, son indudablemente excitantes.
Dile lo sexy que suena gruñendo y gimiendo de placer. Y no te olvides de gemir con ella para que se sienta más cómoda y desinhibida.

Sigue mirando

El contacto visual es fundamental durante el sexo oral. Hace toda la diferencia entre una sesión de sexo oral regular y una increíble. El contacto visual dice: “¡Tengo confianza!” “¡Estoy tan excitada!” “¡Estoy tan excitada y lista!” Así que dile que te mire. O levanta su barbilla y dile que te encanta cuando te mira.

Enséñale variedad

Simplemente el subir y bajar es tan interesante como comer el mismo plato de mole para la cena todas las noches. Es completamente aburrido. Ella puede mover sus labios. Puede intentar hacer “un garganta profunda”. O rodearte con su lengua. Lamiendo el eje. No se trata solo de saltar de un movimiento a otro como un robot.

Sin embargo, debería estar lista para sacar todo lo que hay en su bolsa de trucos de mamadas. Hay literalmente un millón de formas de hacer una mamada, así que anímala a probar cosas nuevas.

Juego previo

Puede que esté lista para el evento principal, pero eso no significa que tenga que ir directamente sin calentamiento ni juegos previos.

Después de todo, si solo quisieras concentrarte en el acto en sí, podrías jalártela tu solo, al mirar porno por tu cuenta. Pero tienes ahí un compañera deliciosa y dispuesta, por lo que los dos pueden hacer los juegos más prolongados.

Deja que te rasque los muslos y los lama lentamente. Incluso puede empezar a jugar contigo mientras todavía estás en bóxers.

Antes de comenzar, habla sobre lo que le excita. El solo hecho de repasar algunos de los aspectos básicos puede prepararla para una gran noche de sexo.

Juegos de manos son de villanos

Antes de cualquier duda sobre esta frase, es importante destacar que la acepción de “villanos” en este dicho es diferente al que se piensa o utiliza actualmente. En épocas antiguas, cuando se acuñó la frase, se conocía de esta manera a quienes simplemente vivían en una “villa”, o aldea.

Una vez compartido el abreviado cultural… prosigo:

Simplemente chuparte con su boca podría no ser suficiente para hacerte correr.

Cuando te masturbas, obviamente usas tus manos.

Entonces, lo que funcionará mejor es una combinación de boca y manos. Un simple toque a la punta de tu pene o masturbarte mientras su boca está sobre ti, es una forma de decirle que use la mano. Las dos manos pueden ser incluso mejores.

Las manos pueden subir y bajar, pueden girar, pueden cambiar de velocidad, aumentar o disminuir la presión, o apilarse una encima de otra. Por supuesto, sus manos no necesitan quedarse simplemente en tu pene.

Mientras su boca está sobre tu pene, sus manos errantes pueden ir sobre tu estómago, tus bolas, tus muslos, tus nalgas o tu pecho.

Incluso puede usar sus manos para tocarse a sí misma al mismo tiempo, brindándote un espectáculo. ¡Habla de una situación en la que ganar-ganar!

Lubricante o salivazo

¿Sabes lo que apesta (sin juego de palabras)? Una mamada o una paja sin saliva ni lubricante suficiente.
Un pene en una boca recuerda a una vagina húmeda, por lo que es importante asegurarse de que todo esté bien lubricado.

No necesitas lubricante aquí necesariamente, solo un montón de saliva a la antigua.

Ella puede ser reacia a escupir todo tu pene, pero para muchos hombres escupir en su miembro puede ser muy excitante.

Entonces, cuando comiences a secarte, o ella comience a perder el lubricación, pídele que te escupe en la pene.

Si ella realmente quiere usar lubricante, hay muchos disponibles en el mercado que ambos pueden disfrutar.

Diferentes variedades de lubricantes


Lubricante con sabor: con esto, ella puede girar chupando alrededor de tu pene como si fuera un caramelo. De esa manera, puedes divertirte viéndola girar su lengua alrededor de tu miembro. El único inconveniente es que puede volverse demasiado pegajoso. La clave es no dejar que llegue a ningún otro lado. Nada peor que sábanas pegajosas.

Lubricante a base de agua: estos lubricantes son fáciles de limpiar pero se secan fácilmente, por lo que necesitarás mucho para que siga funcionando.

Lubricante de silicona: la humedad de la silicona durará más, pero ingerir demasiado podría enfermar a tu pareja.

Lubricantes de temperatura: estos lubricantes se calientan cuando los coloca sobre tu cuerpo. Es posible que desees probar un poco en un área pequeña con estos primero, ya que algunas personas encuentran estos lubricantes un poco demasiado intensos.

La traviesa lengua

Ahora que toda la semántica está fuera del camino, vayamos al meollo del asunto; cómo enseñarle a tu mujer las mejores técnicas de mamada que te volverán loco.

Paso 1: Abre la boca (obvio)
Al abrir la boca en forma de “O”, puede llevarse lentamente el pene a la boca, lamiendo el frenillo y jugando, moviendo la cabeza alrededor de sus labios y lamiendo el eje.

Su lengua no solo tiene que lamerte con un movimiento hacia arriba y hacia abajo. Ella puede mover su lengua en movimientos circulares, masajeando tu pene con ella y moviendo su lengua también.

Levantando tu pene contra tu estómago, ella también puede lamer la parte inferior.

Desde aquí puede lamer la corona, jugar con el frenillo, mientras juega y toca tu eje. A continuación, puede empezar a imitar las embestidas metiendo y sacando tu pene de su boca.

Paso 2: Usar sus manos
Manteniendo una mano en la base de su eje, ella puede comenzar a moverse hacia arriba y hacia abajo en tu pene mientras la otra mano sube y baja o hace movimientos de torsión.

Yendo un paso más allá, puede usar una mano para masajear el perineo o estimular la próstata (más sobre eso en el siguiente post) mientras se posa sobre ti.

Paso 3: Las bolas!
Las ‘bolas’ o testículos a menudo olvidados también necesitan algo de atención. Ella puede darles amor chupándolos (conocido como “bolsitas de té”), haciéndolos girar en su boca o jugando con la piel en el medio.

Ella también puede jugar con ellos mientras te la está mamando.

Paso 4: Poniéndo todo junto
Entonces ella tiene lo básico; lubricante, lengua, juguetes, testiculos, manos. ¡Todo lo que tiene que hacer ahora es armar eso de una manera que te agrade y puf! Orgasmo.

Lo importante que debes recordar es que cuando se pone en un ritmo constante que está funcionando, depende de ti hacerle saber que está en el camino correcto y que debe seguir adelante.

Algunas últimas adiciones

Incluso si ejecutó todo a la perfección, no querrás que se comporte como un robot todo el tiempo.

El sexo con una pareja que amas mucho es una combinación de deseo físico y conexión emocional.

Para mejorar esto, lo mejor es saborearse el uno al otro yendo lentamente y tomarse el tiempo para jugar y explorarse realmente entre sí es lo que hará de esta una experiencia sexual increíble.

Ahora que ella es excelente en el sexo oral, no olvides corresponder cuando llegue el momento.